lunes 22 de abril
de 2024

Limpieza y traslado de los restos de la ballena varada en la playa

ballena-2

Personal de la Dirección de Ecología y Ambiente de la Municipalidad, realiza el trabajo de deshuesado de los restos de la ballena que apareció varada en la zona del paso “Las Cholgas” y cuyo grado de descomposición generaba enorme malestar a nuevos vecinos que residen en un barrio privados, debido a los fuertes olores que emanaba.

Los trabajadores del Municipio están rescatando los huesos para proceder a hacerles un tratamiento de manera de poder armar el esqueleto del cetáceo y exhibirlos en un futuro próximo en el Centro de Interpretación de Aves.

Guillermo López Barrios, coordinador de Desarrollo Sustentable, área que depende de la Secretaría de la Producción y Ambiente del Municipio, señaló que se trata de “un trabajo de precisión, porque se corre riesgo de perder algún pequeño hueso o incluso dañarlo”.

El funcionario agradeció la colaboración que presta personal de otras áreas de la Municipalidad, ajena a la Ecología y Ambiente, para lograr que la tarea se pueda desarrollar en el menor tiempo posible.

Barrios dijo que durante la tarea de deshuesado “pudimos advertir que la ballena presenta una vértebra dañada y dos costillas” y puntualizó que ahora la “idea es notificar a la gente del CADIC, para que lo vean” y determinar con mayor certeza como se produjeron las lesiones, que “pueden ser producto de golpes contra las rocas cuando venía varando ó que haya impactado contra algún barco”.

Los huesos del cetáceo serán hervidos en una solución específica que contiene un porcentaje de agua oxigenada. Una vez que estén limpios, se procederá al armado del esqueleto para ser exhibido en público.

 

El hallazgo

El pasado 29 de julio apareció en las costas de Río Grande la ballena, de unos 10 metros de largo, que presentaba importantes heridas. Con el correr de los días, la descomposición de los restos del animal generaron quejas por algunas personas que trabajan en el lugar, ya que hay nuevos residentes en esa zona, en un complejo privado.

“Hay momentos en que no se puede pasar a muchos metros del lugar ya que el olor es insoportable”, se habían quejado algunas personas que ahora ven con buenos ojos la tarea que realiza el personal de la Municipalidad de Río Grande.