miércoles 22 de mayo
de 2024

Vuoto aseguró que el Municipio tiene “deuda no registrada”

vuo

El electo intendente de Ushuaia Walter Vuoto auguró que en diciembre próximo asumirá al frente de un Municipio con una deuda superior a los 150 millones de pesos. El dirigente del FPV dijo que está preocupado por el estado financiero del Estado Municipal y dudó que la actual gestión pueda en el transcurso de los próximos meses reducir el déficit que tiene. Para Vuoto existe “deuda no registrada” y calificó de “devastado” el transporte público de Ushuaia.

En declaraciones a Radio Provincia y el diario del Fin del Mundo Vuoto, advirtió que cuando asuma el Ejecutivo tendrá a su cargo un Municipio muy complicado y con una deuda que volvió a estimar en 150 millones de pesos “si no es más”.
Sostuvo que en ese contexto “tenemos que ver cómo definimos recursos extraordinarios y readecuamos el presupuesto”, al tiempo que aseveró que no habrá recortes salariales ni de personal ya que “nuestros números van a cerrar con la gente adentro”.

El actual concejal del Frente para la Victoria señaló que hasta el momento “hubo una sola reunión” con las autoridades municipales y desde entonces “pusimos nuestros equipos técnicos a coordinar la transición”, proceso que “hasta ahora fue un poco complicado porque todos los días encontramos deuda no registrada”.
En ese sentido, ratificó que “los niveles de déficit presupuestario que nos va a dejar esta gestión municipal es de 150 millones de pesos, si no es un poco más”, por lo cual “vamos a ver cómo definimos recursos extraordinarios y cómo readecuamos el presupuesto”.

Vuoto planteó que “una de las variables es congelar el ingreso de personal”, pero también dijo que “quiero dejar claro y llevar tranquilidad de que nuestros números van a cerrar con la gente adentro”. Y enfatizó: “No habrá recortes salariales ni de personal, simplemente vamos a congelar por unos meses los ingresos al Estado”.

A ello sumó que “vamos a optimizar el recurso que tenemos, vamos a ir recortando las tercerizaciones ya que la actual gestión tiene un modelo según el cual el Estado debe ser gerenciado y nosotros creemos que debe ser conducido; son cuestiones que estamos repensando porque tenemos la decisión política de cortar con las cosas que se hicieron mal en estos años”.

En otro orden mencionó que “hay cuestiones que están judicializadas, como la del centro comercial a cielo abierto, y el recupero de la inversión de esa obra no va a ser del nivel que planteó la Municipalidad, porque realizaron mal las cuestiones administrativas”.

A partir de ello “también pedimos un detalle de los juicios que tiene la Municipalidad actualmente, y además estamos viendo que por malas decisiones van a haber nuevos juicios que va a tener que afrontar nuestra gestión”.

“Vamos a tomar una Municipalidad muy complicada”, insistió, y dijo que “estamos esperando que le den a nuestros equipos la información necesaria sobre el estado real de la situación, ya que se han definido prioridades que no son las de la gente”.

El intendente electo aseveró que “me preocupa el estado financiero del Municipio y la verdad es que no creo que las actuales autoridades vayan a sanearlo para diciembre”, e incluso dijo creer que “la situación se va a profundizar, con el agravante de que no veo humildad ni ganas de ponerse al servicio de lo que hay que hacer”.

“Hasta ahora no he visto la mejor predisposición” de parte del intendente Federico Sciurano, manifestó, teniendo en cuenta que “vamos a encontramos un Municipio que va a tener más de 150 millones de pesos de deuda, con pasivos ambientales importantes, con pasivos en los barrios, con un transporte público devastado, con muchos servicios tercerizados”.

“Estamos recibiendo un Estado muy chico en función de lo que podría ser a partir de contar con un presupuesto de 1200 millones de pesos. Todo esto nos va a complicar y nos va a obligar a reorientar nuestro plan de acción para los primeros meses de gestión”, sentenció.

No obstante, el panorama puede ser peor ya que “recién cuando asumamos vamos a saber realmente con qué nos vamos a encontrar; vamos a realizar un gran diagnóstico y seguimos pensando en una auditoría interna”.

Luego admitió que en el Concejo Deliberante “realmente no teníamos idea de esta situación, en estos meses de campaña electoral el gasto en obra se fue desmadrando y es evidente que la Municipalidad no contaba con los recursos para hacerle frente. El Concejo siempre pidió informes, algunos los contestaron y otros no, pero es muy difícil determinar una realidad cuando, por ejemplo, hay este nivel de deuda no registrada”.

El electo intendente de Ushuaia Walter Vuoto auguró que en diciembre próximo asumirá al frente de un Municipio con una deuda superior a los 150 millones de pesos. El dirigente del FPV dijo que está preocupado por el estado financiero del Estado Municipal y dudó que la actual gestión pueda en el transcurso de los próximos meses reducir el déficit que tiene. Para Vuoto existe “deuda no registrada” y calificó de “devastado” el transporte público de Ushuaia.