sábado 13 de abril
de 2024

“Hoy Tierra del Fuego tiene una idea clara hacia donde nunca más quiere volver”

bertone bicen3

En el acto central por el Bicentenario del 9 de julio, que se realizo esta mañana en la ciudad de Ushuaia, la gobernadora Rosana Bertone brindó un discurso en el que nuevamente hizo énfasis en los resultados que se están alcanzado en estos días, luego de los primeros meses caóticos de su Gobierno. “Hoy Tierra del Fuego tiene una idea clara de dónde está, hacia donde va, pero también hacia donde nunca más quiere volver”, dijo y agradeció a los partidos políticos y gremios que acompañan el actual transitar la administración provincial.

Rosana Bertone encabezó el acto por el Bicentenario, acompañada por el Vicegobernador Juan Carlos Arcando, la presidente del Superior Tribunal de Justicia, Juez María del Carmen Battaini y el intendente Walter Vuoto. En gran parte de su discurso, dijo lo siguiente:

Reafirmamos la independencia trabajando por el pleno desarrollo de nuestro pueblo, haciendo frente a los desafíos de nuestro tiempo que tienen como prioridad la inclusión, la educación, el empleo y el desarrollo de nuestra economía sobre la base de la igualdad y la justicia social.

Tenemos la obligación, pero también la voluntad de quién se hace fuerte ante cualquier adversidad de pregonar y ser protagonista de la gesta por un mejor futuro en nuestra provincia y país. En este sentido, este aniversario tan especial de nuestra independencia es una inmejorable oportunidad para fomentar un provenir con genuino y extendido federalismo.

Grandes patriotas pensaron modelos de desarrollo, cada uno con sus particularidades, sonó con un modelo de país para la Argentina. Hoy en el siglo veintiuno es tiempo de volver a recrearlo, ya no con esos paradigmas de conducción, porque la sociedad actual demanda liderazgos colectivos.

Se trata de un camino en común que debemos transitar quienes gobernamos, pero también quienes ejercen responsabilidades públicas en cada uno de los Poderes e Instituciones del Estado provincial y municipal, como así también los dirigentes gremiales y sociales, trabajadores y empresarios, todos con vocación, ideas y proyectos claros que nos permitan hacer de este Bicentenario una plataforma para el desarrollo de Tierra del Fuego.

Nos debe hermanar el sueño de cada niña o niño, sea dueño de un futuro prospero, lleno de oportunidades, sin importar las condiciones sociales de la cuna en la que les toca nacer. Y es allí donde debemos poner nuestra energía y nuestro corazón. Lograrlo implica repensar el Estado, sus responsabilidades y sus políticas públicas. Es jerarquizar la política como una herramienta de transformación, dando las batalles que sean necesarias en pos de defender el interés colectivo.

Como joven Provincia, que ha sufrió malas administraciones en el pasado, asumimos la necesidad de trabajar junto a la Nación en las gestiones que son necesarias para mejorar la infraestructura de nuestra provincia y el bienestar de la población. Sin embargo, esa circunstancia no debe convertirse en una zona de confort permanente que nos distraiga del desafío de trabajar incansablemente para lograr que Tierra del Fuego sea plenamente autónoma y sustentable.

El resultado del esfuerzo de estos meses comienza a percibirse a pesar del complejo contexto económico nacional. El compromiso de las diversas fuerzas políticas en una agenda legislativa común nos ha permitido avanzar en un espinoso camino que parecía imposible transitar.

Hoy Tierra del Fuego tiene una idea clara de dónde está, hacia donde va, pero también hacia donde nunca más quiere volver. A los diputados y dirigentes del radicalismo, del Movimiento, del peronismo, del Frente para la Victoria y de otras fuerzas que nos acompañan, mi reconocimiento y agradecimiento. Lo propio a la inmensa mayoría de trabajadores de la Provincia y los dirigentes gremiales que, sin desmedro de la defensa de sus afiliados, han sabido tener comprensión y, sobre todo, responsabilidad social. La comunidad fueguina siempre reconocerá su grandeza.

Este Bicentenario también nos convoca a redoblar nuestro trabajo y compromiso por la soberanía de las Islas Malvinas. Estoy convencida que más temprano que tarde, por la vía del diálogo y la diplomacia y como resultado de nuestra justa y firme determinación, vamos a recuperar nuestro territorio, honrando la memoria de todos aquellos argentinos que ofrendaron su vida para que así sea. A ellos y a nuestros Veteranos les corresponde un lugar central en el inventario de los hombres que han hecho grande nuestra querida Patria, en estos 200 años de historia.