lunes 24 de junio
de 2024

Gustavo Melella: “Río Grande es una ciudad de esperanza”

0480174e0e5012137e2932bc2ad36f7c_XL

“Río Grande es una ciudad de esperanza y ustedes tienen la suerte de haber nacido el mismo día de su aniversario”. Así lo definió el intendente Gustavo Melella, durante el agasajo que se le brindó a todos los que cumplen años el 11 de Julio. A todos ellos se les hizo un obsequió y se los invitó a cortar la hermosa torta realizada por el personal de la Dirección de Control y Gestión de la Municipalidad.

Con un desayuno, consistente en un catering realizado íntegramente por las agentes del Municipio; se inició la jornada de celebración del aniversario número 94 de la Ciudad, en instalaciones de la Misión Salesiana; el cual continuó con el acto central que contó con la presencia de la gobernadora en ejercicio, Fabiana Ríos, la senadora nacional y gobernadora electa, Rosana Bertone; como así también otras autoridades institucionales.

Se destacó la presencia de autoridades de Chile, como el gobernador de Tierra del Fuego, Alfredo Miranda Mansilla y la alcaldesa de Porvenir, Marisol Andrade Cárdenas.

El orador principal en el acto central, fue el antiguo poblador y Vecino Ilustre de Río Grande, Esteban “Chiquito” Martínez, quien a pesar de no tener preparado un discurso, porque lo sorprendió la elección de brindar un discurso, improvisó algunos pasajes de la historia de la Ciudad de la cual fue principal protagonista.

En principio, “Chiquito” recordó que el fue alumno de la Escuela Agrotécnica Salesiana, cuando la modalidad era la de permanecer internado, época en la que solamente habían dos días en el año que podían salir de la escuela: En Navidad y Año Nuevo. El resto de los nueve meses del ciclo lectivo, permanecían “encerrados”.

El actual Concejal, valoró la tarea que realizaron los Salesianos para el desarrollo de la ciudad y del sector ganadero, lo que generó que se instalará el Frigorífico CAP, la primera industria genuina de Tierra del Fuego. Luego, vendrían dos puntales esenciales para el despegue de Río Grande, el servicio eléctrico (la usina estaba a cargo de su padre) y el muelle para la exportación de lana y maderas.

Al concluir sus palabras, “Chiquito” Martínez abogó para que Río Grande siga en el marco de un crecimiento pleno de felicidad.